Un centenar de jóvenes de Madrid y Guadalajara se benefician del proyecto Crecemos en equipo

Social Responsability, Research

La iniciativa surgió en el curso 2015-2016 para promover la educación en valores a través del deporte

4 Dic 2017


Eventos

Ver eventos

El proyecto Crecemos en Equipo surgió en el curso 2015-2016 fruto de la necesidad de crear un programa de educación en valores y emociones a través del deporte y el ocio saludable como herramienta para mejorar la calidad de vida de los jóvenes, apoyándoles y acompañándoles en su desarrollo personal hacia la vida adulta. Desarrollado en la actualidad por tres fundaciones –Balia, Fundación Mahou-San Miguel y Universidad Europea de Madrid, en él participan cerca de un centenar de jóvenes de diez nacionalidades residentes en barrios de Madrid y Guadalajara.

Desde el inicio del programa, éste ha perseguido cinco objetivos clave: impulsar el deporte como alternativa de ocio saludable, promover la educación en valores a través del deporte, complementar la formación de los jóvenes, crear espacios de encuentro e intercambio y realizar acompañamiento y seguimiento personalizado de los adolescentes.

Para alcanzar estos objetivos, el primer año se formaron seis equipos de baloncesto con los participantes y los entrenadores se seleccionaron entre jóvenes que, como ellos, había participado en proyectos parecidos de la Fundación Balia en el pasado, lo que ayudó a incrementar su motivación. Asimismo, esta dinámica de trabajo se mantuvo en el segundo año, pero implementando las mejoras obtenidas previamente y se innovó desdoblando una parte de la intervención para la formación de los entrenadores, que contaron con talleres y jornadas de multideporte desarrolladas con el apoyo de la Universidad Europea.

Así, bajo la dirección de Rosa María Rodríguez, profesora titular del Departamento de Ciencias y Tecnología de la Información y Comunicaciones; y Sonia García Merino, profesora titular del Departamento de Ciencias del Deporte, la Universidad Europea contribuyó también mediante el análisis tanto del impacto del proyecto en los participantes como de la actuación de los entrenadores. Para ello, se realizaron test físicos y se evaluó la mejora en inteligencia emocional y en el desarrollo de valores a lo largo del programa.

En cuanto al presente curso, 2017/2018, tal y como explica Sonia García Merino, “teniendo en cuenta todo lo aprendido en estos dos años, vamos a realizar un programa de formación para entrenadores con el que queremos aportarles estrategias de gestión de las emociones, así como herramientas que les permitan formar en valores a través del deporte a los chicos y chicas participantes”. “Este gran proyecto se enmarca dentro del compromiso de la Fundación Mahou-San Miguel y Fundación Balia con el fin de dar oportunidades a los que presentan mayores dificultades y para que Crecemos en equipo sea posible”, añade.