La Universidad Europea celebra el Día Solidario de las Empresas

Responsabilidad Social

Estudiantes, empleados y Alumni participaron en la realización de cinco proyectos dentro del Día Solidario de las Empresas

22 Oct 2018


Eventos

Ver eventos

La Universidad Europea celebró el Día Solidario de las Empresas en el que se llevaron a cabo cinco actividades entre el campus de Madrid, Valencia y Canarias. Es un proyecto que tiene como propósito promover y facilitar la participación social de las empresas a través del voluntario corporativo, en esta 12ª edición participaron en total cerca de 1.200 voluntarios de 50 compañías de toda España.

Como cada año, numerosas empresas sin ánimo de lucro se han unido a este evento social para abrir sus puertas a voluntarios de empresas que deseen colaborar con diferentes colectivos en riesgo de exclusión social. La Universidad Europea ha llevado a cabo cinco proyectos con diferentes entidades, en Madrid ha colaborado junto a ‘Special Olympics’ con una Jornada Deportiva de ámbito recreativo en el medio natural. Por otro lado, con la Asociación de Padres de Alumnos con Discapacidad de Alcobendas, ‘APAMA’, organizó una excursión por Alcobendas con personas de diversidad funcional. Asimismo, en Getafe, junto ‘Feeding2008’ convocó un partido de Fútbol Sala.

Con respecto a Canarias, una de las actividades consistía en que los voluntarios acudieran a la residencia ‘Cortijo José de Nazaret’ de la ‘Congregación Fraternidad de la Divina Providencia’ para hacer talleres de manualidades y cocina con personas con diversidad funcional. En cuanto a Valencia, la ‘Fundación Espurna’ realizó una visita al Oceanográfico para que los voluntarios acompañaran a las personas pertenecientes a la organización.

La participación de los voluntarios de la Universidad Europea es una cita anual durante el mes de octubre en el que los estudiantes, empleados y empleados tienen la oportunidad de expresas su compromiso solidario con sus comunidades locales y celebrar el impacto social de la organización. Los voluntarios salieron muy satisfechos. "Me aporto miras más anchas para la vida, amplitud en el saber estar. La compañía, el lugar, hasta el tiempo nos acompañó", comenraba Rocío Rodrígez. Miguel Zarzuelo se llevó grandes cosas de este día, como "una experiencia que me hace crecer como persona y darme cuenta de que el mundo tiene necesidades muy básicas y muy simples que no desarrollamos por falta de tiempo, por desconocimiento y por otros miles de razones que nos autoimponemos".

Hasta 50 voluntarios pudieron vivir esta enriquecedora experiencia, "me fui a casa con una lección de amor y valores que en el día a día a veces se nos escapa. Repetiría sin dudarlo", apuntaba Verónica Medina. Para Valeria Dorta fue "un voluntariado completamente diferente en el cual, no solo ellos aprendieron algo si no que nosotros también nos quedamos con recetas. ¡Lo repetería sin pensarlo!".

Muchas experiencias que sin duda no se van a olvidar facilmente. “Es una actividad muy enriquecedora a nivel personal. Al estar junto a personas con discapacidad intelectual he podido ver la realidad de como están las cosas y la energía con la que afrontan su día a día.  Me parece increíble y admirable la positividad, la empatía y la buena energía que transmitían sus monitoras en todo momento”, comentaba Laura Herrero.