Comunicados de Prensa

Cinco recomendaciones para los costaleros de los expertos en Fisioterapia de la Universidad Europea

- Para evitar las lesiones y dolores más frecuentes como contracturas y tendinitis

- Llevar calzado y ropa adecuados, vigilar la higiene postural durante la procesión, mantenerse hidratado o calentar son consejos básicos para conjugar tradición y salud durante Semana Santa

En unos días, las calles de toda la geografía nacional se inundarán de procesiones con motivo de Semana Santa. Una tradición que se ha convertido en un atractivo turístico clave para España y que no sería posible sin la desinteresada labor de los costaleros. Estos hombres y mujeres cargan sobre la zona cervical a la altura de la séptima vértebra –sobre el “costal”, de ahí su nombre–, el peso de los pasos que forman parte de los cortejos de Semana Santa para deleite de cofrades, turistas y todo aquel interesado en esta tradición con siglos de antigüedad.

Los motivos que llevan a estas personas a procesionar como costaleros cargando sobre sí más de 60 kilos son de muy diversa índole, pero, independientemente de los mismos, todos aquellos que deseen hacerlo deben ser conscientes de que si no se toman medidas preventivas, existe el riesgo de padecer lesiones. “Los cambios en las profesiones han dado lugar en los últimos años a un perfil del costalero más sedentario, por el relevo generalizado de profesiones donde se realizaba un mayor esfuerzo físico a otras con un mayor esfuerzo intelectual. Sin embargo, la tradición de la actividad del costalero en España permanece inmutable en el tiempo”, señala Daniel Sanz, profesor de Fisioterapia de la Universidad Europea. Por ello, resulta fundamental “evitar la improvisación”, ya que se trata de una actividad física que requiere un esfuerzo elevado para soportar “una carga asimétrica sobre un lado del cuerpo, que provoca máxima tensión muscular y sobrecarga articular”, apunta la Dra. Beatriz Martínez, directora de área en la Facultad de Ciencias de la Actividad Física, el Deporte y Fisioterapia de la Universidad Europea.

Tal y como explican los expertos, es preciso tener en cuenta que ser costalero supone una prueba física que necesita de preparación. Para evitar las lesiones y los dolores más frecuentes (contracturas musculares y tendinitis, ambas a nivel del hombro y la espalda), además de esforzarse por lograr un buen estado muscular de base durante los meses anteriores, los expertos de la Universidad Europea proponen cinco recomendaciones a seguir: 

  1. Entrenar de forma previa. Durante las semanas anteriores a la procesión, es recomendable realizar ejercicios que entrenen la musculatura que vamos a necesitar. Es esencial fortalecer la musculatura abdominal, especialmente la profunda (el trabajo correcto del músculo transverso abdominal ayudará a proteger la zona lumbar, ya que este músculo actúa como una faja).
  2. No olvidar los ejercicios de calentamiento. Realizar ejercicios antes de comenzar en los que se involucren los principales grupos musculares implicados (cuello, hombro, zona lumbar, muslo y pierna) es clave en la prevención de lesiones.
  3. Aprender y practicar una postura correcta. Es preciso mantener una postura adecuada para la carga, intentando la correcta alineación del cuerpo, con la mirada al frente para evitar el daño cervical y promoviendo la autoelongación –buscar con la postura la sensación de crecer–.
  4. Llevar una respiración adecuada. Tan importante como cuidar la postura durante el esfuerzo es poner atención a la respiración. Si no es correcta, limitará la cantidad de oxígeno que llega a los músculos, dejándolos sin combustible y provocando fatiga muscular y agotamiento.
  5. Evitar prendas y calzado incómodos y mantenerse hidratado. Aunque pueda parecer menos importante, llevar ropa y zapatos adecuados es clave durante los días en los que se procesionará bajo el paso; como también lo es beber agua. Lo idóneo es elegir ropa cómoda y no muy ajustada, que no dificulte los movimientos y la respiración; y beber agua en pequeñas cantidades durante la actividad para evitar una posible deshidratación, ya que la procesión puede prolongarse durante horas.
Asimismo, los expertos de la Universidad Europea recuerdan la necesidad de acudir al fisioterapeuta en búsqueda de ayuda y consejo tanto durante las semanas previas a la procesión como después. Según explica la Dra. Martínez, de forma previa “el fisioterapeuta trabajará con el paciente la postura de carga y el trabajo respiratorio y abdominal y le mostrará cómo realizar los estiramientos de forma correcta”, mientras que, una vez finalizada la procesión, “es muy recomendable realizar una sesión de tratamiento con el fisioterapeuta para la recuperación adecuada de los músculos y articulaciones”, concluye.

Contactos de prensa

Andrés Pina García

Responsable de Comunicación

+34 91 2115024 / 625 461 240
andres.pina@universidadeuropea.es

7678 Uem Albert Ofinal

Alberto Albarrán Rojas

Técnico de Comunicación Corporativa

+34 91 2115183
alberto.albarran@universidadeuropea.es


Documentación de interés

Libro institucional
Ver documento
Folleto para empresas
Ver documento