La labor del Tribunal Supremo ante el proceso secesionista en Cataluña

La Universidad Europea celebró una mesa redonda sobre la sentencia del Procés al que acudieron fiscales, jueces y expertos en derecho penal

La Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicacion de la Universidad Europea ha celebrado recientemente una mesa redonda sobre “La labor del Tribunal Supremo ante el proceso secesionista en Cataluña” a la que acudieron el exfiscal de la Audiencia Nacional, Ignacio Gordillo, y el exdecano de los Juzgados de Madrid, José Luis González Armengol, entre otras personalidades del mundo jurídico.

La mesa redonda fue moderada por el profesor de Derecho Penal de la Universidad Europea, Rafael Fontán. En ella intervinieron también Juan Manuel Herreros, profesor de Derecho Constitucional de la de Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA) y Carlos Berbell, director del Confilegal.

Durante la mesa redonda los participantes expusieron sus argumentos jurídicos sobre el fallo de la sentencia emitido por el Tribunal Supremo el pasado 14 de octubre. Curiosamente los fiscales y jueces fueron los más críticos con esta sentencia. En ese sentido, José Luis González Armengol censuró la instrucción realizada con estas palabras: “El Supremo es un órgano para dictar doctrina. No tiene costumbre de instruir y eso se nota. Lo lógico –y ya sé que nuestro ordenamiento jurídico en estos casos no lo permite por haber sido aforados los condenados– es que la instrucción y el enjuiciamiento lo hubiera realizado la Audiencia Nacional. Esta es una anomalía del sistema”.

Por el contrario, Juan Manuel Herreros y Carlos Berbell fueron más positivos, alabando el primero el tratamiento dado por la sentencia del derecho a decidir: “El Tribunal Supremo entra en el meollo de la cuestión: el pretendido derecho a decidir. Ni nuestra Constitución ni la Unión Europea lo reconoce. Y lo rebate recordando el concepto de soberanía, que reside en toda la nación. La sentencia dice que todo estado constitucional descansa en este derecho”; mientras el segundo destacaba la transparencia del juicio: “Sólo los Tribunales Supremos de España y el Reino Unido permiten la retransmisión de los juicios en tiempo real. El juicio del ‘procés’ duró 52 días, mañana y tarde. España dio un ejemplo de transparencia al mundo y con ello desbarató las campañas que los separatistas trataron de articular para desacreditar al proceso”.

917407272