¿Cómo puede la microbiota ayudar a pacientes con anorexia nerviosa?

Un grupo de investigadores de la Universidad Europea ha publicado un estudio que relaciona la microbiota y la anorexia nerviosa

El Grupo de Investigación en Microbiota, Nutrición y Salud de la Universidad Europea dirigido por la Dra. Mar Larrosa ha publicado recientemente el paper “Can Gut Microbiota and Lifestyle Help Us in the Handling of Anorexia Nervosa Patients?” en MDPI. En el texto, los investigadores, liderados por Rocío González-Soltero, profesora titular de la Facultad de Ciencias Biomédicas y Salud, plantean la existencia de marcadores indicativos de anorexia nerviosa (AN) en la microbiota, con lo que estas bacterias de la flora intestinal podrían convertirse en una herramienta de diagnóstico y para el seguimiento del tratamiento de la patología.

Según el grupo de investigadores (formado por Vanessa Méndez-Figueroa, José Miguel Biscaia, Rosa B. Mohedano, Ascensión Blanco-Fernández, María Bailén, Carlos Bressa, Mar Larrosa y Rocío González-Soltero), los cambios que experimenta la microbiota intestinal dependen de los hábitos de alimentación y, concretamente, apuntan que hay evidencias de que una determinada bacteria (M.smithii) se ha encontrado en niveles más elevados de lo habitual en pacientes con anorexia nerviosa. Además, el estudio también relaciona la ruptura del sedentarismo con una mayor diversidad y resistencia de la microbiota intestinal.

La Universidad Europea es la segunda universidad privada con mayor producción científica. Cuenta con cuatro Centros de Investigación (CI): CI en Ingeniería, Arquitectura y Diseño; CI en Investigación en Actividad Física y Deportes; CI en Valores y Sociedad Global; y CI en Salud y Ciencias Biomédicas. A este último pertenece el Grupo de Investigación en Microbiota, Nutrición y Salud de la Universidad Europea.