Alejandro Lucía: entre los mejores expertos en investigación deportiva a nivel mundial

Alejandro Lucía es catedrático de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en nuestra Universidad

Recientemente, el profesor y catedrático de la Universidad Europea, Alejandro Lucía, ha sido reconocido como uno de los 20 mejores expertos en investigación deportiva a nivel mundial según el ranking de ExpertScape, que reconoce cada año a los mejores expertos en áreas de investigación biomédica. Desde el departamento de Comunicación de la Universidad hemos podido hablar con él sobre su trayectoria y lo que ha supuesto este reconocimiento:

P-¿Qué significa a nivel personal ser incluido en el ranking de Expertscape en el Top 20?

R- Pues es una satisfacción y un reconocimiento al esfuerzo, y me alegro muchísimo por la Universidad. Realmente los números no dejan de ser números y las estadísticas (como dice un científico que conozco), a veces esconden tanto como enseñan. En las listas no siempre están todos los que son ni son todos los que están. No sé si soy ‘top 20’, ‘top 15’ o ‘top 200’, por decir números.

Dicho lo cual, lo que sí que sé es que estoy orgulloso de haber realizado mi trabajo como investigador en este país prácticamente desde cero, creando y financiando nuevos laboratorios y gimnasios en diversos hospitales de Madrid que antes no existían y trabajando humildemente para aportar a ‘la marca España’ (y también a la ‘marca Universidad Europea’), abriendo nuevos frentes (estudios con ratones modificados genéticamente o de modelos de enfermedad, estudios de ejercicio intrahospitalario en niños con cáncer, estudios con personas mayores o con enfermedades metabólicas, etc.), en vez de subirme a un tren en marcha mucho más potente (e incluso con datos ya recogidos por otros) o con más tradición y estructura de financiación (como por ejemplo puede ser una universidad del mundo anglosajón). Digamos que regalarme, no me han regalado nada precisamente. Yo prefiero hacer un estudio generado desde cero y financiado desde aquí, aunque sea más humilde, que asociarme a gente más potente del extranjero. Creo que es lo que tiene más mérito y es más bonito, y lo que es ciencia de verdad. Lo cual no quita que haya que colaborar con gente de fuera, claro.

Por otra parte, cada vez me resulta más difícil mantenerme en la ciencia (convivo con el ‘suspenso’ casi a diario, en forma de rechazo de manuscritos científicos que envío a revistas o de proyectos denegados). Por eso un reconocimiento de cuando en cuando se agradece y te da fuerzas para seguir luchando.

P-¿Cómo surgió en ti esta llamada a la investigación?

R- Me sentía muy frustrado estudiando la carrera de Medicina, me parecía que todo el aprendizaje se basaba estrictamente en memorizar información y detalles que me sobrepasaban por completo (de hecho, no tuve más remedio que aprenderme libros de memoria para sacar el título –aún no sé ni cómo lo logré). Quería hacer algo más creativo, intentar saber cómo funciona el cuerpo. Lo intenté primero con neurociencias, pero luego me decanté por la fisiología del ejercicio al ser como soy un apasionado del deporte.

Por otra parte, todavía recuerdo como si fuera ayer la charla de bienvenida que nos dio el decano de la Facultad de Medicina donde yo estudié, y nos dijo que ‘una parte de nosotros, una élite, se dedicaría a la investigación. Y yo pensé ‘vaya, esto no va a ser para mí’. Y es que la investigación no es (o no debería ser) una cuestión de élites sino de esfuerzo, pasión, ilusión y humildad. Al menos así lo veo yo.

P-¿Qué es lo mejor de tu trabajo?

R- Ayudar a la gente que sufre (pacientes) y ayudar a los jóvenes (o al menos a aquellos que se dejen), intentando transmitirles valores como el esfuerzo, la humildad, el respeto, el trabajo en equipo, o el amor por el trabajo bien hecho (que no es lo mismo que ser un ‘adicto al trabajo’). Y generar conocimiento, claro. Otra cosa muy bonita (aunque dura) es que has de estar constantemente saliendo fuera de la zona de confort, reinventándote año a año, sin descanso. Es como ser un estudiante de por vida, y con el suspenso garantizado como dije antes. Por eso se agradecen tanto los ‘aprobados’ o reconocimientos cuando llegan. Te saben mejor.

P-¿Qué significa investigar en la Universidad Europea?

R- Para mí es un orgullo. Prácticamente toda la carrera investigadora la he hecho en esta casa, cuando nadie daba un duro por ello, hablando en plata. Y no he visto más que crecimiento a lo largo de los años. Yo solo puedo decir cosas buenas de esta universidad. He sentido apoyo y cariño. Que es lo que más necesita una persona, al menos en mi caso. Lo demás ha de ponerlo el investigador en cuestión.