Cómo recuperar los archivos de una tarjeta de memoria rota

En el artículo anterior estuvimos viendo cómo recuperar fotos borradas de una tarjeta SD o microSD. En ciertas ocasiones nos vamos a encontrar con que no podemos aplicar los visto en ese post porque el ordenador ni siquiera nos reconoce la memoria.

Cuando eso ocurre lo más probable es que la tarjeta esté dañada físicamente, por lo que el ordenador no puede acceder a ella y no podremos usar programas de recuperación.

Antes de nada vamos a ver qué hay dentro de una tarjeta de memoria. Una tarjeta SD, microSd o un pendrive, están compuestos básicamente de dos componentes principales: los chips de memoria en dónde se almacena la información, y un chip controlador que es como el cerebro que gestiona el acceso a la memoria y dónde se guardan los datos.

Cuando el ordenador no reconoce la tarjeta de memoria, lo más habitual es que el controlador se haya dañado. En esos casos todavía podemos acceder a la información ya que sigue almacenada en los chips de memoria. Es como perder las llaves de casa… No hemos perdido la casa, sólo la forma habitual de entrar en ella.

Aunque no podamos acceder a los datos almacenados en los chips de memoria de forma tradicional, podemos utilizar unos aparatos que sirven para leer chips de memoria NAND (el tipo de memoria que utilizan las tarjetas SD y los pendrives.

Estos son los pasos que tendríamos que seguir:

Lo primero que vamos a hacer es desoldar los chips de memoria para poder trabajar con ellos. Se puede utilizar un soldador de punta fina para hacerlo, aunque si se tiene acceso a un soldador de aire caliente o de infrarrojos, la operación será mucho más sencilla.

El siguiente paso consiste en inspeccionar el chip de memoria para comprobar que no esté fracturado. Para ello debemos utilizar una lupa o un microscopio y buscar grietas. En caso de encontrar alguna, abortariamos misión ya que en este caso no vamos a poder recuperar la información.

Si el chip de memoria no está roto, entonces podemos pasar a la siguiente fase que consiste en colocarlo en un lector de memorias NAND como el que aparece en la imagen (se pueden adquirir en tiendas especializadas por unos 150€) y mediante el software que trae el lector, recuperar los archivos del chip de memoria.

Más de uno estaréis pensando que este proceso es complicado y bastante caro por el precio de adquirir el lector si no se dispone de uno,... todo depende de qué valor le des a los datos que contenía la tarjeta de memoria. Como alternativa podéis intentar conseguir uno de segunda mano.

Comentar también que este proceso sirve también para recuperar datos de pendrive rotos o de tarjetas microSD, ya que ambos soportes también están compuestos por chips de memoria y un chip controlador, aunque en el caso de la tarjeta microSD, no hay un chip que podamos desoldar. Lo que hay que hacer es lijar la capa protectora de plástico para dejar al descubierto el circuito que contiene dentro, y conectarlo al lector de memoria NAND mediante cables.

Soy consciente de que este proceso no es sencillo, pero si los archivos perdidos son muy valiosos merece la pena el esfuerzo :-)