Poner fin al hambre - el segundo objetivo del plan de desarrollo sostenible de la ONU

En post anteriores explicábamos la importancia de la Agenda 2030 para el desarrollo de la sociedad y la protección de nuestro planeta. 

Destacábamos que  esta implica un compromiso común y universal y que en ella se encuentran establecidos los conocidos como Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Entre estos Objetivos se encuentra el ODS 2 (Hambre cero), Objetivo del Mes de Noviembre, cuya finalidad principal es la erradicación de la pobreza en todas sus formas.

El hambre en cifras

Según el informe El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2020. Transformación de los sistemas alimentarios para que promuevan dietas asequibles y saludable, elaborado por FAO, FIDA, OMS, PMA y UNICEF, cerca de 690 millones personas pasan hambre en la actualidad alrededor del mundo, siendo Asia la región con mayores niveles de desnutrición. 10 millones más que en 2018.

Con la llegada de la crisis sanitaria y económica provocada por la Covid-19, el riesgo de no alcanzar las metas marcadas por el ODS 2 se ha disparado. Las estimaciones indican un desplome del Producto Interior Bruto (PIB) mundial de entre el 4,9% y el 10%, lo que supondrá un aumento de la inseguridad alimentaria en todo el mundo.

¿Cuáles son las metas del ODS 2?

  • Asegurar el acceso a todas las personas a una alimentación sana, nutritiva y suficiente durante todo el año.
  • Duplicar la productividad agrícola e ingresos de los productores de alimentos en pequeña escala.
  • Asegurar la sostenibilidad de los procesos de producción de alimentos.
  • Mantener la diversidad genética de especies de semillas y animales.
  • Aumentar las inversiones en la infraestructura rural.
  • Corregir y prevenir las restricciones y distorsiones comerciales en los mercados agropecuarios mundiales.
  • Adoptar medidas para asegurar el buen funcionamiento de los mercados de productos básicos alimentarios y sus derivados.

En estos momentos, es de vital importancia continuar llevando a cabo la consecución de los ODS, en especial del ODS 2. Una forma de contribuir a ello, es comprar alimentos locales y de temporada. Entre tod@s, podemos conseguirlo.