Ventajas de estudiar online

Con la crisis del COVID son muchas las personas que han dejado de considerar la formación online una modalidad de estudio exclusiva para quienes necesitan compatibilizar su formación con su vida personal y laboral. 

La cuestión es que, ya sea por la posibilidad de que algunos centros educativos cierren debido a un repunte de contagios o por la incertidumbre de si volveremos a pasar por un confinamiento, la formación e-learning se encuentra en pleno auge. Ha pasado de ser una alternativa a ser la opción principal a la hora de decidir cómo estudiar este curso 2020-2021. 

El hecho de que este año los estudiantes hayan preferido cursar sus estudios universitarios a distancia ha propiciado que, al igual que el resto de los sectores (económico, laboral…), el educativo, concretamente el de la Educación Superior, haya tenido que adaptar sus programas e instalaciones al proceso de digitalización que está viviendo la sociedad actual. 

A continuación, comentamos las principales ventajas de estudiar online.

¿Cuáles son las ventajas de estudiar online? 

En octubre de 2020 Google España y El Departamento publicaron el informe Impacto de la digitalización en el mercado de la educación superior privada en España. Este se preparó a partir de una encuesta sobre el proceso de transformación del sector educativo, realizada entre junio y julio, en la que participaron más de 2.000 estudiantes de España y Latino América, de entre 18-50 años, de 5 universidades privadas.   

En ella, el 92% de los encuestados afirmó que, a pesar de que sus clases presenciales se suspendieron durante el estado de alarma, estas continuaron en formato online. Sin embargo, el 8% no corrió la misma suerte: sus centros de estudio las interrumpieron y no las reanudaron hasta que fue posible.

 

Fuente: informe Impacto de la digitalización en el mercado de la educación superior privada en España

Sobre este cambio de la modalidad presencial a una virtual, los estudiantes señalaron las siguientes ventajas de estudiar online: 

  • Al 67% le pareció una experiencia positiva que las clases se grabaran y pudieran verse en diferido accediendo a una aula o campus virtual. De este modo, podían verlas en otro momento y todas las veces que quisieran. 
  • El 59% dijo que el tiempo que habitualmente empleaban para trasladarse a la universidad lo dedicaban a las clases
  • El 33% consideraba que esta modalidad de estudio le ha ayudado a mejorar su autonomía a la hora de realizar sus tareas. 
  • El 29% opinaba que su universidad había sabido adaptarse rápidamente al formato e-learning, algo que hizo que la opinión que tenían sobre su centro de estudios mejorase.
  • Al 21%, pasarse a la modalidad online, le ayudó a tener un mayor control sobre su aprendizaje y, por tanto, a ser más eficiente y productivo.  
Fuente: informe Impacto de la digitalización en el mercado de la educación superior privada en España

En definitiva, y al igual que la formación presencial, estudiar online tiene sus ventajas. Aun así, lo cierto es que esta modalidad de estudio tiene cada vez más adeptos y apostar por ella se sitúa entre los grandes retos de las universidades privadas españolas.