¿Será la cuarta revolución industrial más bien doméstica?

La cuarta revolución industrial es un tema recurrente en cualquier artículo acerca de ingeniería y tecnología. Y sin embargo ¿sabemos si estamos apuntando correctamente cuando hablamos de los culpables de la innovación? En la primera revolución industrial estaba claro: la flamante máquina de vapor de Watts. La segunda tuvo como protagonistas la producción en masa y la electrificación y la tercera supuso el inicio de la era digital mediante la automatización de procesos. ¿Podemos hablar de la Industria conectada y 4.0 como la cuarta revolución industrial?

Las revoluciones industriales se han caracterizado por ser el sector industrial, mediante desarrollo tecnológico y aplicación de los avances científicos, quien introducía cambios en la sociedad. Cambios tales como reducción de distancias y globalización gracias al transporte, hábitos de consumo en las familias, y acceso a la información.

Sin embargo, en la actualidad, es la sociedad la que está inmersa en el uso de la tecnología, empezando incluso por el ámbito doméstico, y la industria la que está tardando un poco más en abrazarlo masivamente.  Es por ello por lo que está cuestionado por múltiples expertos el que podamos considerar la industria 4.0 una revolución. Sí se ve que la transformación de sistemas físicos a virtuales y la robotización es una tendencia consolidada, y que, por supuesto el futuro pasa por el Blockchain, BigData y Virtual Reality.

El grafeno, un viejo conocido que dará que hablar

¿Sabes qué sí está siendo una revolución de la que tira la industria? Los nuevos materiales y sus aplicaciones. Los encontramos con una presencia muy significativa en el ámbito de la medicina y la salud, en robótica, en transporte, en energías, en estructuras, en la industria militar, etc. La nanotecnología está viviendo un momento dulce y si bien aún no conseguimos grafeno con la estabilidad deseada, sin duda será uno de los avances de esta década.  

Toda evolución tecnológica necesita de materiales para llevarla a cabo, y los avances en este campo son noticia cada día en los medios internacionales. No dejemos de prestar atención a esta revolución, o perderemos la base de la innovación tecnológica.

Maria del Carmen Gonzalez Gasca

Directora del Máster Universitario en Ingeniería y Tecnología de Nuevos Materiales