¿Cómo ser neuropsicólogo?

Gracias a los avances de la tecnología en el estudio del cerebro, hoy en día, entendemos cada vez mejor cómo funciona ese órgano tan vital para el funcionamiento de todo el cuerpo. Por eso, los licenciados o graduados en Psicología están mostrando un mayor interés en Neuropsicología y en qué hace un neuropsicólogo.

Antes de ver las funciones de un neuropsicólogo, deberíamos entender mejor qué es la Neuropsicología exactamente, porque es un término que cubre una amplia variedad de problemas psicológicos.

¿Qué es la Neuropsicología?

Según el Colegio Oficial de Psicología de Madrid, la Neuropsicología es “una rama de la Neurociencia que estudia las relaciones entre el cerebro y la conducta tanto en sujetos sanos como en los que han sufrido algún tipo de daño cerebral. Su objeto de estudio es el conocimiento de las bases neurales de los procesos mentales complejos.”

La clave en esta definición son las últimas 3 palabras: procesos mentales complejos. La Neuropsicología es el estudio de cualquier proceso mental, por ejemplo: atención, emoción, lenguaje, percepción y memoria.

Es una amplia área de la salud mental que afecta a personas de todas las edades, desde la población infantil hasta la gente mayor. 

¿Qué hace un neuropsicólogo?

El trabajo diario de un neuropsicólogo varía mucho. En primer lugar, no todos los neuropsicólogos trabajan en la parte clínica tratando con pacientes directamente. Algunos se dedican a la investigación, otros a la docencia; y otros, combina ambas actividades como nuestros profesores del Máster en Neuropsicología Clínica Online. En cualquier caso, todos trabajan en el área de la Neuropsicología.

Para profundizar más en qué hace un neuropsicólogo, te dejamos un listado de las principales funciones de un neuropsicólogo:

  • Evaluación: recogen la información del paciente y realizan su historia neuropsicológica.
  • Tratamiento e intervención: se aplican técnicas de rehabilitación o estimulación neuropsicológica. Dependiendo de la situación, el tratamiento puede ser individual o en grupos.
  • Asesoramiento: informan sobre los trastornos neuropsicológicos.
  • Investigación: se realizan varios estudios para obtener resultados y más conocimiento de los problemas neuropsicológicos.
  • Docencia: diseñan e imparten cursos como, por ejemplo, nuestro máster en la Universidad Europea. Asimismo, tutorizan a los alumnos en su formación clínica. 

Os ponemos, también, algunos ejemplos de las enfermedades que los neuropsicólogos evalúan y tratan:

  • Accidente cerebrovascular: este puede afectar el comportamiento, el pensamiento, la memoria y a otras funciones cerebrales. La evaluación puede ayudar a determinar la severidad del accidente cerebrovascular y la intervención, a mejorar la funcionalidad.
  • Enfermedad de Parkinson: una evaluación puede proporcionar una línea de base para determinar la progresión de la enfermedad y saber cómo intervenir para colaborar en la mejora de la función disminuida.
  • Enfermedad de Alzheimer: esta y otros tipos de demencia pueden interferir con la memoria, la personalidad y las capacidades cognitivas. Una evaluación puede ayudar a identificar la enfermedad de Alzheimer en sus primeras etapas y a decidir cómo tratarla.
  • Traumatismo Craneoencefálico: pueden causar una amplia variedad de síntomas. Un neuropsicólogo puede ayudar a determinar cómo una lesión afecta a funciones como el razonamiento o las habilidades para a posteriori intervenir y mejorar esos problemas.
  • Problemas de aprendizaje: hay de muchos tipos. Un neuropsicólogo puede ayudar a determinar el tipo de trastorno del aprendizaje y a desarrollar un plan de tratamiento.

Requisitos para ser neuropsicólogo en España

Obviamente, cualquier área del sector de la Salud está regulada. Según el Ministerio de Sanidad, para trabajar como neuropsicólogo, es imprescindible tener “un nivel superior de formación”. Adicionalmente, el Colegio Oficial de Psicólogos (COP) de España pide varios requisitos para ser neuropsicólogo clínico:

  • Tener un Grado en Psicología.
  • Haber estudiado un Máster o Postgrado con especialización en Neuropsicología, con un mínimo de 500 horas.
  • Tener una práctica profesional supervisada equivalente a 4000 horas.