Nada (y bien) este verano

Germán Díaz: Docente de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Autor del libro "Cómo nadar bien"

UE News, Entrepreneurship, Employability, Alumni, International Experiences, Business, Law, Sports, Health, Architecture and Design, Engineering, Social Responsability, Clubs, Communication, Research

3 Jul 2017


Eventos

Ver eventos

Llega el verano y con ello, el calor. Qué mejor forma de refrescarnos que con un baño en la piscina. Y si además podemos hacer deporte, mejor. 

La natación es uno de los mejores deportes para el verano. Para poder disfrutar de él es recomendable tener una técnica adecuada ya que eso me va a permitir nadar más distancia en el mismo tiempo e incluso poder nadar más tiempo. Además, evitarás que puedan aparecer molestias musculares y articulares por realizar un gesto repetido.

Entonces te preguntarás ¿nado bien? ¿cómo puedo mejorar mi técnica? A continuación, te doy una serie de consejos para disfrutar de este deporte y mejorar tu técnica (que debe siempre adaptarse a nosotros). 

 

1. No te pelees con el agua. Intenta relajarte manteniendo una posición cómoda y lo más horizontal posible. Para ello es interesante hacer ejercicios para mejorar la patada.
 

2. Si te cuesta controlar la respiración, utiliza un tubo de snorkel para nadar de manera más cómoda.
 

3. Nada en línea recta. Es habitual que cuando nadamos nos vayamos moviendo hacia la derecha o la izquierda en vez de ir en línea recta. Utiliza como referencia las líneas del fondo.
 

4. Cuenta las brazadas que das en un largo. Una vez que sepas las que das, intenta poco a poco hacer menos. Si consigues hacer menos brazadas, estaré mejorando mi técnica.
 

5. Intenta propulsar siempre. Las piernas las debemos mover en todo momento y, al menos, un brazo siempre debe propulsarnos hacia delante. Pero el propulsar no quiere decir que tengas que acelerarte. Debes hacerlo de manera cómoda.
 

6. Añade un poco de giro a tu cuerpo. No vayas como si fueses una tabla. Cuando eleves el brazo para llevarlo hacia delante, aprovecha para hundir el brazo opuesto. Imagina que los brazos van en oposición.
 

7. No te obsesiones con el tiempo y la distancia que haces. Vas a mejorar estos dos aspectos conforme añadas sesiones de nado.
 

Espero que usando estos consejos puedas disfrutar algo más de la piscina este verano y si de paso mejoramos nuestra técnica de nado, mejor.