"Los jóvenes podemos aportar cosas extraordinarias siempre y cuando nos lo creamos"

Arquitectura y Diseño

No ha pasado ni un mes desde que Cristina López, estudiante de 4º de Arquitectura, viviese la experiencia Imagine 7 Islands 2016, un programa de innovación en el que participa la Universidad Europea de Canarias, y que la llevó a recorrer el Archipiélago en tan solo dos semanas para madurar una propuesta de turismo disruptiva.

21 Abr 2016


Eventos

Ver eventos

Junto a Cristina otros ocho dreamers procedentes de diferentes instituciones públicas y privadas de toda España. Con dos de ellos, Jose Miguel Navarro González y Jose Ramón Fuentes Campos trabajó mano a mano y presentó ‘Pop Up Experience’, una apuesta para que los cruceristas conozcan a pie de puerto la rica y amplia oferta local de cualquiera de las siete islas canarias.

Hemos querido repasar con esta estudiante de 4º de Arquitectura esta vivencia intensa y enriquecedora a partes iguales.
¿Por qué decides apuntarte al proyecto de Imagine 7 Islands?
“Me considero una persona muy curiosa, me gusta crear cosas nuevas y tengo una firme visión de que todo se puede mejorar. Por ello, cuando desde la Universidad Europea de Canarias me enviaron la propuesta, sentí que no podía dejar pasar esta oportunidad para crear proyectos disruptivos en el sector turístico canario. Era todo un reto”.
¿Cómo resumirías la experiencia?
“Extraordinaria, motivante, divertida, de mucho trabajo, de constancia, de desconocidos que pasan a ser grandes amigos, de sorpresas, de nervios, y de satisfacción. Todo un evento que nos ha hecho aprender a ver las cosas de otra manera, más positiva y que te obliga a perder tus nervios, la vergüenza y aventurarse”.
Si tuvieses que quedarte con algún momento, ¿cuál sería?
“Recuerdo los momentos previos al evento final de manera muy especial. Todo lo que habíamos experimentado las pasadas dos semanas se verían plasmados en este evento de presentación de nuestras propuestas de turismo ante el público. Nos mirábamos con caras de terror, pero a la vez de ilusión, y de todo lo que nos esperaba después de Imagine. Unas miradas que hace dos semanas no se conocían de nada, pero que en ese momento tenían una complicidad que jamás hubiéramos esperado tener. Me quedo en esos momentos de piña, de equipo”.
¿Cómo se saca adelante un proyecto en tan pocos días y con personas que no conoces de nada?
“En Imagine también se quiere demostrar que se pueden hacer grandes proyectos con personas que no se conocen de nada y que además tiene perfiles totalmente diferentes a través de una forma de trabajar muy amena, creativa, exigente, y motivante. Y hemos visto que ha funcionado a la perfección. Sólo hay que creérselo y tener ganas de conseguirlo”.
¿De qué manera te han ayudado tus estudios en la UEC para enfrentarte a esta experiencia?
“Es gracioso, porque justamente ese trimestre estuve preparándome la entrevista de selección sin querer. El día anterior a esa entrevista, estábamos recibiendo varias sesiones para saber responder en una entrevista de trabajo, cómo expresarnos con confianza, seguridad e incluso a saber cómo gestionar aquello que no se nos da tan bien. Y sin duda apliqué muchos de estos tips. Además, también había aprendido a hacer prototipos rápidos y creativos en una de mis asignaturas y justamente fue una de las pruebas de creatividad que sería importante a la hora de seleccionarme. Y por último, a modo general, en Imagine me encontraba con gente que está muy puesta en temas de innovación, tecnología y anglicismos muy actuales. Si no los hubiera manejado en varias asignaturas de mi carrera, hubiera estado muy perdida”.
¿Por qué Pop Up Experience es una propuesta turística para el sector de cruceros alejada de nuevas tecnologías tan en boga hoy en día?
“Nuestra propuesta nace de un exhaustivo trabajo de recolección de datos, entre los que destacábamos los esfuerzos que se habían hecho para atraer al turismo en general. Siempre se recurría a temas audiovisuales (en general muy potentes), o en folletos, carteles, etc…Y sin embargo, en nuestro viaje por las siete islas, lo que nos convenció para valorar y amar cada isla fue algo más real. Aquel artesano que nos encontramos en un taller recóndito de Lanzarote apasionado por sus cerámicas hechas a mano; aquella guía en Oasis Park que nos transmitió el amor que tiene por los animales y cómo debemos tratarlos; la guía del Observatorio del Roque de Los Muchachos que nos convenció que estábamos bajo el mejor cielo del mundo. Esta es la clave de nuestro proyecto: estos amantes y profesionales de su saber hacer que van a promocionar Canarias como nadie. Además, es para ellos una gran oportunidad para darse a conocer, dar valor a sus productos y servicios y mejorar su economía personal y la de su isla.
¿Creen que realmente es viable? ¿Han sondeado si existe interés o han iniciado algún camino para que se convierta en realidad en los puertos? 
“Dentro de Imagine hemos trabajado bajo el llamado Método Lombard y una de sus fases es la de prototyping. Consiste en probar que lo que estamos desarrollando es viable. A lo largo del viaje, estuvimos hablando con muchos sectores, desde la pequeña empresa, hasta los grandes organismos como autoridades portuarias o representantes de los Cabildos. Afortunadamente, nuestra propuesta ha suscitado mucho interés. Tanto es así que desde varias instituciones han querido informarse más para, incluso, poder llevarlo a la realidad”.
¿Qué puntos fuertes y áreas de mejora has descubierto de ti misma en estas dos semanas tan intensas?
“Estoy segura que todos los dreamers hemos aprendido, entre muchísimas otras cosas, que no hay personas más o menos valiosas que otras. Los mejores resultados salen de un equipo multidisciplinar porque todos tenemos nuestro granito de arena para aportar.  A nivel personal estoy muy contenta y orgullosa de todo el esfuerzo con mi trabajo aportado. El esfuerzo y empeño de hacer las cosas lo mejor posible siempre van a ser muy valorados. También aprendí valorar mis conocimientos y habilidades porque muchas veces obviamos lo que hemos aprendido y sabemos, más cuando somos tan jóvenes. En realidad, esto sólo es un prejuicio de la sociedad ya que estoy segura de que los jóvenes podemos aportar cosas extraordinarias siempre y cuando nos lo creamos”.
¿Cómo consideras que te ayudará esta experiencia en tu futuro académico y laboral?
“Sin duda ha sido una experiencia que sirve de impulso para atreverme a crear cosas nuevas y a echarle cara a las situaciones que conlleven un riesgo, a levantarme cada mañana y decir: sueños días. Y por otra parte, y de lo que más orgullosa estoy, es de haber conocido a gente tan espectacular, que está haciendo cosas muy interesantes, y que no sólo serán grandes contactos en mi futuro laboral, sino también ejemplos a seguir, motivándome y mejorándome como persona y profesional”.