Los estudiantes Emilio Ruiz Santos y Ana Ascanio, premiados en la cuarta edición de Tenerife Startup Weekend 2016 con la app móvil Savfiti

Emprendimiento, Comunicación, Business

29 Mar 2016


Eventos

Ver eventos

Emilio Ruiz Santos y Ana Ascanio son estudiantes de doble grado de Dirección y Creación de Empresas + Marketing Comercial y Comunicación Publicitaria, respectivamente, en la UE Canarias. Hace unas semanas se animaron a participar en la cuarta edición de Tenerife Startup Weekend 2016, celebrado dentro de los actos de Tecnológica Santa Cruz. El reto estaba claro: desarrollar una idea de negocio innovadora en 54 horas. La sorpresa vino cuando, entre 74 participantes, consiguieron un tercer puesto con una aplicación móvil llamada Savfiti. Ellos mismos nos cuentan en esta entrevista cómo fue la experiencia de trabajar a contrarreloj dentro de un equipo multidisciplinar que no conocían previamente.

¿Qué es Savfiti y de dónde nace el proyecto?
Emilio: Savfiti es un pequeño dispositivo en forma de sticker que lleva incorporado un sistema de geolocalización que, a través de nuestra app, te permitirá conocer en todo momento la ubicación del objeto que lleve la pegatina adherida. El dispositivo-pegatina funciona a través de tecnología bluetooth. En el momento en que un usuario manda la orden “buscar mi sticker perdido” desde algún móvil u ordenador se emite una señal a todos aquellos móviles que tengan la app instalada para que sean éstos los que rastreen el objeto perdido.

Ana: Savfiti nace de la necesidad de proteger pertenencias valiosas como ordenadores o teléfonos móviles. La idea no parte de nosotros en sí, sino de Ismael Arias que es el promotor de Savfiti. Nosotros nos unimos a su equipo para trabajar conjuntamente y aportar valor a la iniciativa.

¿Cuántas personas formaron el equipo y cómo fue la experiencia de trabajar sin conocerse?
Emilio: Fuimos 10 personas de especializadas en diversas disciplinas (principalmente diseño gráfico, ingeniería, marketing, publicidad y programación) Algunos ya son emprendedores y otros estudiantes de posgrado o universitarios. A diferencia de otros equipos, éramos bastante jóvenes, entre 20 y 25 años. Al principio, había vergüenza y nervios pues, salvo tres compañeros que ya habían coincidido en otras ediciones del Startup Weekend, ninguno conocía al resto de integrantes. No hicieron falta más de cinco minutos para dejar esos nervios atrás y hacer que el grupo entrase en plena sintonía y compañerismo.

Ana, tú eras la única mujer en el equipo, ¿destacarías algo o sientes que ya no existen diferencias?
Ana: “La verdad es que en todo el Startup Weekend no seríamos más de 20 mujeres, me atrevería a decir que menos. Era un factor que ni me había planteado, pero el hecho de ser la única chica en el equipo me hizo sentir más fuerte y con gran utilidad. Me ha dado la oportunidad de dar una visión femenina en algunos puntos que el resto de compañeros no se habían planteado como llevar el dispositivo de gps en el bolso o un diseño de pegatinas más estético.) Tengo que decir que me hicieron sentir una más en el equipo y sin ningún tipo de diferencias.

¿Creían que tenían alguna posibilidad de ganar? ¿Cómo fue ese momento en el que escuchan su nombre?
Emilio: Llegado el domingo teníamos mucho trabajo por hacer y sólo un par de horas para presentarlo. Este fue el momento más intenso de todo el evento. En el equipo sabíamos que, o nos poníamos las pilas, o nos quedábamos, así que cada uno trabajó en aquello que mejor sabía hacer y finalmente conseguimos acabar el proyecto. Había una gran expectación ya que todas las ideas presentadas eran merecedoras de llegar al primer puesto. Finalmente, y para nuestra sorpresa, fuimos elegidos como el tercer mejor proyecto. Fue una gran alegría y reconocimiento porque Savfiti no hubiera salido adelante sin el duro trabajo que aportamos todos y cada uno de nosotros. El mérito de este proyecto ha sido de todo el equipo.

Ana: Yo me di cuenta de que Savfiti tenía posibilidades cuando vi que el equipo estaba formado por perfiles muy diferentes. En pocas horas, gracias a los desarrolladores del proyecto Abián Hernández y Antonio López, teníamos hecho un prototipo de la pegatina ¡en vivo! y la maqueta de la app en pleno proceso. Esto fue para mí una de las partes más enriquecedoras del proyecto, era completamente nuevo trabajar con personas de perfiles tan variados y que complementaban a la perfección el resto de conocimientos. Sinceramente, no pensé que fuéramos a quedar entre los tres primeros puestos porque había ideas realmente buenas. Al escuchar Savfiti sentí una alegría inmensa por el reconocimiento al trabajo realizado. Creo que nuestro equipo destacó por su gran compenetración y espíritu de compañerismo.

¿Creen que el modelo académico de la UEC basado en la práctica y  la cercanía con el mundo empresarial les ha influido a la hora de presentar este proyecto a concurso?
Emilio: “Está claro que este modelo tan volcado al trabajo en equipo y a la resolución de casos prácticos de la vida real supusieron para mí una gran ventaja a la hora de entrar en sintonía con el resto del equipo y poder avanzar con la idea”.

Ana: “Sí, completamente”.

¿Cómo ven el futuro de las apps móviles? ¿Se diseñan apps realmente útiles para la gente, que solucionan problemas reales o hay mucho más desarrollo centrado en entretenimiento?
Emilio: “Las apps son y serán el futuro para la resolución de muchos de nuestros problemas cotidianos, e incluso de algunos que aún no consideramos como tal. Existen millones de aplicaciones en el mundo y todas buscan resolver algún problema real. Creo que muchos desarrolladores buscan problemas que les afecten a ellos directamente, y a partir de ahí, tratan de resolverlo a través de una aplicación. Con más de siete mil millones de personas en el planeta, a alguien le resultara útil”.

Ana: “Es un mundo complicado porque hay demasiadas apps en el mercado y esto hace que a apps útiles o entretenidas muchas veces les cueste salir a la luz”.

Hablando de futuro, ¿cómo ven el suyo? ¿Para qué les gustaría que les sirviese lo que están estudiando actualmente?
Emilio: “Creo que mis estudios me darán los conocimientos necesarios para ser un auténtico profesional en el futuro. Personalmente, me decanto más por el marketing ya que considero un elemento clave para conseguir que cualquier empresa pueda tener éxito en el mercado y diferenciarse de la competencia”.

Ana: “Me gustaría seguir estudiando y formándome. También participando en eventos tan interactivos como este para no sólo conseguir una meta (la de trabajar de esto), sino disfrutar del proceso y del camino”.

¿Por qué se decidieron a estudiar aquí en la UEC?
Emilio: “En un primer momento no tenía muy claro qué era lo que realmente me gustaba. Decidí meterme en la UEC por las facilidades que me ofrecían, y hoy por hoy pienso que ha sido una buena decisión por mi parte”.

Ana: “El año pasado estudiaba otra carrera en otra universidad, pero no me gustó el sistema de enseñanza ni terminaba de convencerme las salidas laborales que tenía. Me puse a buscar información y encontré la carrera de Comunicación Publicitaria, mucho más en la línea de lo que yo quería hacer y con un sistema educativo nuevo y diferente. Estoy muy contenta de haber tomado la decisión de cambiarme, además de la sorpresa que me he llevado por los métodos utilizados aquí”.

¿Y ahora qué? ¿Cuál es el siguiente paso que van a dar para que Savfiti esté en un futuro en nuestros teléfonos móviles? 
Emilio: Ahora nos estamos tomando unos días de descanso para refrescar ideas y volver a reunirnos todos para hablar sobre la puesta en marcha del proyecto.

Ana: Después del inolvidable fin de semana que pasamos en Startup Weekend, toca reunirse y ver quién quiere o no continuar con el proyecto más allá del evento. De momento no podemos anunciar nada, pero seguro que próximamente, ¡tendremos noticias al respecto!