FREDERIC MERTENS: “Aunque la guerra de los Balcanes acabó hace 25 años, las secuelas de sus horrores aún se perciben en las calles y en las universidades”

La UE al día, International Experiences, Comunicación

El profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Europea de Valencia, Frèdèric Mertens, nos cuenta su experiencia como experto de la Agencia de Acreditación de Kosovo

3 Nov 2016


Eventos

Ver eventos

Profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Europea de Valencia, Frédéric Mertens, es desde 2015 experto de la Agencia de Acreditación de Kosovo, un organismo financiado por la UE y el Consejo de Europa. Este verano visitó el país para realizar una nueva misión de evaluación sobre temas universitarios, encuentros con las autoridades y su experiencia puede ser de mucho interés.

“Durante el mes de agosto pasado, fui a dos universidades privadas de Pristina para examinar el grado en Derecho y un máster de estudios europeos. Casualmente, una de ellas, ¡formará parte tarde o temprano del grupo Laurate! No sólo se trataba de analizar la configuración de los programas sino también su funcionamiento, la valoración de las universidades por parte de sus profesores y sus alumnos. Paralelamente, acompaño a una u otra misión de la OSCE en el marco de las entrevistas de las víctimas de la guerra balcánica y de sus familiares”.

En sus misiones ha tenido tiempo de hacerse una idea de la situación en el país: “aunque la guerra de los Balcanes acabó hace 25 años, las secuelas de sus horrores se notan muchísimo en Kosovo, territorio donde se perciben aun claramente las tensiones entre las distintas etnias”, explica nuestro profesor, nacido en Bélgica pero perfectamente integrado a la vida mediterránea.

“Muchos estudiantes kosovares deben salir del país para mejorar sus conocimientos y tener un futuro profesional”

El profesor Mertens nos explica cuál es el nivel de las universidades en este país balcánico: “En Kosovo, al lado de la universidad pública de Pristina, las universidades privadas son numerosas y sus recursos materiales y financieros son muy desiguales. La investigación es casi inexistente o poca desarrollada, debido principalmente a las malas condiciones salariales de los docentes. Además, muchos de los estudiantes intentan salir del país con el fin de mejorar sus conocimientos y de tener un futuro profesional”.

Mertens, reconocido a nivel nacional e internacional por sus estudios sobre la cuestión de género, asegura que le encanta la “docencia, comunicar con los demás, con la palabra, la mirada, el gesto. Sí, ser profesor es, en cierta medida ser actor. Todas las veces que entro en clase, estoy subiendo al escenario. Mi misión consiste en explicar en términos simples, o al menos inteligibles, ideas abstractas y conceptos con mensajes adaptados a “mi público” que es el conjunto los estudiantes de Relaciones Internacionales de la Universidad Europea de Valencia”.