Comunicados de Prensa

Las personas físicamente activas tienen un 40% menos de posibilidades que las sedentarias de desarrollas alzheimer

- Según un estudio de meta-análisis realizado por dos investigadores de la Universidad Europea y publicado en la prestigiosa revista médica americana “Mayo Clinic Proceedings”

- El estudio, realizado por Helios Pareja y Alejandro Lucía, investigadores de la Universidad Europea, ha analizado el riesgo de padecer Alzheimer en una muestra de 23.345 personas de entre 70 y 80 años, en base a la actividad física realizada durante los cinco años previos

- Hacer ejercicio físico de forma regular –150 minutos a la semana de ejercicio de intensidad moderada-intensa según la Organización Mundial de la Salud– mejora la estructura y funcionamiento de nuestro cerebro

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la enfermedad de Alzheimer afecta a 36 millones de personas en todo el mundo (se estima que cada siete segundos se diagnostica un nuevo caso) y, por ello, en la actualidad se investiga, entre otros aspectos, aquellos mecanismos biológicos por los que el ejercicio ayuda a prevenir enfermedades como el Alzheimer e, incluso, a tratar su sintomatología.
En esta línea, los investigadores de la Universidad Europea Helios Pareja y Alejandro Lucía han publicado un estudio de meta-análisis en la prestigiosa revista médica americana Mayo Clinic Proceedings en el que analizan el riesgo de padecer Alzheimer en base a la actividad física realizada en los años previos. En el estudio, llevado a cabo sobre 23.345 personas de entre 70 y 80 años, se demuestra que aquellas personas que habían sido físicamente activas, según las recomendaciones de la OMS, durante aproximadamente los cinco años previos, tuvieron una posibilidad de desarrollar Alzheimer un 40% menor en comparación con las personas sedentarias.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores realizaron un primer análisis para determinar si los niveles de actividad física se asociaban con un menor riesgo de padecer Alzheimer en las 23.345 personas de entre 70-80 años incluidas en diez estudios previos. De este primer estudio se desprendió que en el grupo de personas físicamente más activas hubo una menor incidencia de la enfermedad. Llegados a esta fase del análisis, el Dr. Alejandro Lucía asegura que “en ese momento, con los datos que teníamos, nos preguntamos qué nivel de actividad física era necesario para prevenir el Alzheimer y, sobre esa premisa, continuamos con las investigaciones”.

Precisamente para contestar a esta cuestión, los investigadores realizaron un sub-análisis de cinco estudios que incluían 10.615 sujetos y determinaban si una persona era activa o no según las recomendaciones de la OMS. Es decir, en función de si realizaba 150 minutos o más de actividad física de intensidad moderada-intensa por semana o, lo que es lo mismo, más de 20-30 minutos caminando de forma enérgica casi a diario. Los resultados mostraron que aquellas personas que habían realizado la cantidad de ejercicio físico recomendada por la OMS durante al menos los cinco años previos tenían un 40% menos riesgo de desarrollar Alzheimer.

La inactividad como factor de riesgo

En palabras del Dr. Helios Pareja, “desde la Universidad Europea trabajamos para entender los mecanismos biológicos por los que el ejercicio ayuda a prevenir (e incluso a tratar) numerosas enfermedades y entre ellas está el Alzheimer”. “Practicar ejercicio físico de forma habitual ha demostrado mejorar ciertos síntomas de la enfermedad de Alzheimer. La contracción continua de nuestros músculos libera sustancias a la sangre que son recogidas por el cerebro, el cual modula su propia protección y reparación”, apunta Pareja.

Entre otros mecanismos, destacan la modulación de factores neurotróficos, la inducción de la defensa antioxidante y mecanismos de degradación de productos tóxicos como la proteína β-amiloide o los residuos ocasionados por la muerte de las neuronas. Todos ellos actúan en sinergia para reparar las neuronas dañadas y regenerar el tejido perdido, al menos en parte. Aunque se conocen los beneficios del ejercicio sobre los enfermos de Alzheimer, su potencial preventivo ha mostrado discrepancias hasta la fecha.

Helios Pareja y Alejandro Lucía centran sus investigaciones, realizadas en la Universidad Europea, en saber hasta qué punto los mecanismos biológicos por los que el ejercicio ayuda a prevenir (e incluso a tratar) numerosas patologías tienen efecto en el desarrollo de la enfermedad. En concreto, para este meta-análisis los dos investigadores de la Universidad Europea valoran especialmente el trabajo conceptual y estadístico realizado por Alejandro Santos, de la Universidad Europea Miguel de Cervantes, de Valladolid.

Contactos de prensa

Andrés Pina García

Responsable de Comunicación

+34 91 2115024 / 625 461 240
andres.pina@universidadeuropea.es

7678 Uem Albert Ofinal

Alberto Albarrán Rojas

Técnico de Comunicación Corporativa

+34 91 2115183
alberto.albarran@universidadeuropea.es


Documentación de interés

Dossier de prensa
Ver dossier