Comunicados de Prensa

Las ingenierías españolas son más competitivas en grandes proyectos, en los de mayor dificultad y magnitud

La jornada Proyección de la Ingeniería Española en el Mundo, organizada por la Universidad Europea, ha analizado las perspectivas del sector y el futuro más inmediato de sus profesionales con representantes de ACS, Ferrovial, ADIF, las oficinas comerciales de países como Brasil o Alemania y los Colegios de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos y de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas en Madrid

Madrid, 31 de enero de 2014.- La jornada Proyección de la Ingeniería española en el Mundo de la Universidad Europea reunió ayer a un plantel de expertos para profundizar en el papel de la Ingeniería española a nivel internacional. El encuentro estuvo moderado por Salvador Heras, Asesor del Gabinete de la Secretaría de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda en el Ministerio de Fomento, y Asesor de la Escuela Politécnica de la Universidad Europea, y contó con la participación de representantes de compañías líderes como ACS, Ferrovial o ADIF; de las oficinas comerciales de países como Brasil o Alemania; y los decanos del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos en Madrid y el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas en Madrid.

Durante la sesión, los ponentes coincidieron en señalar la calidad de la ingeniería española, la importancia de los proyectos desarrollados en el extranjero y la globalización del sector, que implica distintas fórmulas de actuación en función del mercado en el que se desarrolle. Porque los ingenieros españoles deben tener en cuenta dos aspectos fundamentales a la hora de trabajar fuera: el técnico, en el que estamos bien posicionados; y la gestión, que debe acomodarse al mercado. En este sentido, las universidades juegan un papel clave en el futuro del sector, al formar a profesionales altamente cualificados.

Miguel Gómez Navarro, director de la Escuela Politécnica de la Universidad Europea, fue el encargado de abrir la sesión. Durante su intervención quiso señalar que “El papel que juegan nuestras empresas en el extranjero se apoya en la excelente formación que imparten las Escuelas Politécnicas en España, tanto en Grado como en Postgrado; combinado con la implicación de los Colegios profesionales y el apoyo de la Administración, que en los últimos años ha jugado un papel fundamental”.

Miguel Ángel Carrillo Suárez, decano del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos en Madrid, quiso poner el foco en el difícil momento que viven los ingenieros españoles: “por la situación del país, especialmente relacionada con el sector de la construcción; y por el problema que venimos arrastrando con Bolonia, la homologación del título de Ingeniero de Caminos con el de Máster de Ingeniero de Caminos, que se ha convertido en un grave inconveniente para los ingenieros españoles que buscan trabajo fuera”. Para finalizar, presentó los países que cuentan con mayor número de ingenieros de caminos madrileños, entre los que destacan “Europa con Reino Unido, Portugal y Alemania a la cabeza; y Estados Unidos”. Por el contrario, “Latinoamérica ocupa un lugar muy inferior en esta clasificación, con mayor incidencia en países como México o Argentina que en Brasil”.

El decano del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas en la demarcación de Madrid, Jesús Martínez Alegre, insistió en que “las ingenierías españolas son más competitivas en grandes proyectos, en los de mayor dificultad y magnitud” y recordó que “hace apenas unos años que se dio un gran salto en el tipo de país en el que realizaban sus actividades, buscando una seguridad jurídica que en otros países no existía”. El decano finalizó su intervención con cifras que muestran la importancia de la proyección internacional de las compañías de ingeniería españolas, “cuya facturación en el extranjero el año pasado multiplicó por 7 el total de inversión realizado por la Administración española, que fue de sólo 5.000 millones”.

También intervino Murillo Gabrielli, jefe de la Oficina Comercial de la Embajada de la República Federativa de Brasil, que explicó la situación económica del país y las espectaculares cifras de crecimiento que ha experimentado en los últimos años. Una nación que, aunque no tiene una política activa de atracción de mano de obra, es uno de los primeros países del mundo en recepción de inversión extranjera y uno de los principales destinos de la inversión española en el extranjero en términos de flujo. Tal y como ha explicado Gabrielli, “en Brasil no hay un visado para que una persona ingrese en el país para buscar empleo, todos los que lo hacen llegan con un contrato y hay un límite que obliga a las empresas implantadas en Brasil a no contar con más de un 30% de empleados extranjeros”, pero las oportunidades son enormes: “El gobierno tiene proyectos de inversiones en carreteras, en transporte, en generación de energía eléctrica, en petróleo y gas, en líneas de transmisión, en telecomunicaciones… áreas en las que la ingeniería juega un papel muy importante. El verdadero reto no es el Mundial ni las Olimpiadas, sino afrontar el crecimiento doméstico que todos los años experimenta el mercado interno de Brasil”.

Miguel Manchón, director de Desarrollo Internacional de ACS, ha incidido en que hoy día “se licita y contrata en España la quinta o sexta parte de los que se facturaba hace diez años. Por ello, hay muchos profesionales que tienen que reconvertirse. Las empresas españolas han tenido una reacción rapidísima y algunas tienen hoy un crecimiento global de facturación que multiplica por ocho las cifras que se manejaban hace cinco o seis años”. Según su criterio, esta internacionalización ha sido posible porque “las empresas españolas quizás somos más adaptables a otros mercados, a la hora de buscar nichos de actividad”, pero no podemos confiarnos: “el mundo cambia con una rapidez pasmosa. El mercado de los países del norte de África, deseable hace apenas cinco años, se ha convertido en un mercado prohibido en cuestión de horas con el surgimiento de la Primavera Árabe”.

Para Santiago Pérez Fadón, director Técnico de Ferrovial, “el éxito de las constructoras españolas en el extranjero está en sus ingenieros”. Así, ha explicado, la ingeniería española es un producto de éxito por dos razones que debemos esforzarnos en mantener: la calidad de sus profesionales, “muy inteligentes, con buena capacidad de adaptación a otros mercados, y muy bien formados”; y el bajo coste de nuestras ingenierías, muy inferior al de otros países como Portugal, Estados Unidos o Australia: “el producto es bueno y barato. No hay ningún mercado que no venda bien un producto bueno y barato”. Con el “hundimiento” del sector de la construcción española las constructoras han tenido que focalizar sus esfuerzos en el extranjero y, en ocasiones, buscar fórmulas para saltar las barreras que les permiten acceder a un mercado concreto.

El director de Internacional de ADIF, Fernando Nicolás, ha explicado que “el sector ferroviario es el único clúster de la economía española que cuenta con empresas líderes en todos los eslabones de la cadena de labor: ingeniería, constructoras, fabricantes de material, electrificación… trabajando en los proyectos más emblemáticos de todo el mundo“. La experiencia desarrollada en los últimos años en España, que “según el World Economic Forum está entre los 5 países con mejor calidad de infraestructuras del mundo” nos proporciona condiciones de ventaja frente a nuestros competidores, que “nos toman como ejemplo. La oferta española es tremendamente competitiva y la demanda creciente en el corto, medio y largo plazo”. La realización de proyectos como el AVE de Medina a la Meca, “que supone afrontar retos tecnológicos muy importantes para cruzar el desierto: climáticos, atmosféricos, de efecto de la arena sobre la infraestructura…” ha supuesto también un punto de inflexión en la imagen de marca país de España: “hoy no es tan necesario explicar que nuestra oferta es muy competitiva no sólo por ser la más barata, sino también por su calidad”, ha finalizado.

La jornada ha finalizado con la intervención de Marcelo Scocco, director de Formación y Empleo de la Cámara de Comercio de Alemania, que ha declarado que “las empresas alemanas que no encuentran mano de obra cualificada en su país están reclutando en otros países como España, porque entendemos que la calidad de sus profesionales es buena. Se viene a buscar a gente que está al nivel que las empresas necesitan para mantener su competitividad en el mercado”. La falta profesionales en el país germano se debe a cuestiones estructurales, por el envejecimiento de la población, y a la favorable coyuntura económica de Alemania, pero esto no implica que cualquier ingeniero pueda encontrar una oportunidad profesional en el país: “los ingenieros extranjeros tienen que ser brillantes y las universidades deben exigir al máximo, porque queremos a los mejores profesionales”.

Contactos de prensa

Andrés Pina García

Responsable de Comunicación

+34 91 2115024 / 625 461 240
andres.pina@universidadeuropea.es

7678 Uem Albert Ofinal

Alberto Albarrán Rojas

Técnico de Comunicación Corporativa

+34 91 2115183
alberto.albarran@universidadeuropea.es


Documentación de interés

Dossier de prensa
Ver dossier